Corona o comida

Por Manuel Pérez Bella “Corona o comida”, un escueto mensaje escrito con tiza azul en el asfalto de una calle del Pequeño Haití, una zona comercial ahora desierta en el centro de Santo Domingo, resume la precaria situación de los inmigrantes haitianos en la República Dominicana.

La orden de cerrar los comercios y negocios no esenciales también ha golpeado duramente a muchos dominicanos, pero a diferencia de estos, los haitianos no pueden optar a las ayudas sociales que el Gobierno ha puesto a disposición de sus ciudadanos para mitigar el impacto de la crisis causada por el coronavirus.

UN PAÍS CERRADO

Frandy Alexander Remy, un pintor de brocha gorda, lleva casi dos semanas de brazos cruzados, desde que el presidente dominicano, Danilo Medina, anunció el estado de emergencia; el dinero ya no le alcanza para costearse un plato de comida o el alquiler.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *